4 preguntas para reconocer empleados comprometidos

Share Button

Preguntas para evaluar el compromiso laboral

Las encuestas para medir el compromiso son un método en desuso.

Funcionan relativamente para conocer con más detalles las motivaciones de los empleados, pero solo si están bien planteadas.

Ya pasaron los años en los que (una vez al año) se preguntaba al trabajador: “De uno a diez, ¿cuál es tu nivel de compromiso con la empresa?”.

Si entendemos que el compromiso surge de una sensación personal, las preguntas deben estar planteadas acerca de la percepción que el propio empleado tiene sobre su vida, su entorno y sus posibilidades.

 

 

¿Eres feliz? ¿Te gusta tu vida?

Los empleados comprometidos califican sus vidas como mejores.

Cuando una persona se siente comprometida y es productiva en el trabajo, tiende a encontrar un mayor balance en todos los ámbitos de su vida.

El trabajo ocupa un espacio muy importante en el día a día.

Si nos sentimos felices en el trabajo, este hecho repercute de forma muy clara en el resto los ámbitos de nuestra vida.

Es una sensación subjetiva, pero que cala  profundamente.

En general, a las personas comprometidas les gusta su trabajo y disfrutan realizándolo, porque entienden su propósito y la importancia de hacerlo bien.

El reflejo en el día a día es el de empleados serenos, que viven sus relaciones con armonía, que sonríen a menudo y se preocupan por ayudar a los demás.

Además, experimentan más emociones positivas (optimismo, alegría, bienestar) que negativas (estrés, ansiedad).

 

 

¿Te gustan los demás?

Los empleados comprometidos tienen interacciones diarias más positivas.

Atraen a los otros porque se fijan en lo bueno de las cosas, lo que reconforta a los que tienen a su alrededor.

También ellos disfrutan de estas interacciones, que les sirven para aprender constantemente y para reafirmar su sistema de creencias.

Son respetados por sus compañeros y así lo perciben, se sienten valorados tanto por el resto del equipo como por su jefe y la empresa para la que trabajan.

También se divierten más en el trabajo y experimentan una menor sensación de estrés, lo que se contagia a su alrededor.

 

¿Crees en el futuro?

Los empleados comprometidos son más optimistas sobre el futuro.

Como son felices en el presente, los empleados comprometidos tienden a pensar que también lo serán en el futuro.

La economía les preocupa relativamente, confían más que los no comprometidos en el entorno empresarial  y ven mejor las oportunidades de negocio.

También creen en las posibilidades de desarrollo profesional si se esfuerzan lo suficiente.

 

 

¿Crees en ti mismo?

Como consecuencia de todo lo anterior, los empleados comprometidos son más propensos a prosperar.

Creen en sí mismos y en sus capacidades, lo que hace que sus superiores también crean en ellos.

A menudo testean sus límites y obtienen logros por ello.

Las respuestas a estas preguntas para evaluar el compromiso laboral son las que permitirán establecer de forma precisa hasta qué punto el empleado se siente motivado e identificado con las metas de la compañía.

A partir de este punto, lo interesante es establecer las acciones para que este compromiso se incremente y medirlas de forma inmediata y continua.

 

 

Liderazgo KPI

Fuente Imagen: Flickr/ Tsahi Levent-Levi

Share Button