Diversión en el trabajo

Share Button

Diversión en el trabajo

Entre la diversión en el trabajo y la capacidad creativa de los empleados existe un vínculo directo.

También los índices de retención de talento aumentan considerablemente en aquellas compañías que crean lugares de trabajo divertidos para sus trabajadores.

El mito de que la diversión y el juego son infantiles y poco profesionales está muy extendido. Nos olvidamos de reír a carcajadas porque socialmente se considera una conducta poco apropiada en el trabajo.

Si un jefe entra en una sala y un grupo de personas está riendo se preguntará ¿qué pasa? ¿por qué no están trabajando? El resto inmediatamente volverá a sus puestos con sentimiento de vergüenza. Al final, ¿quién quiere trabajar en un lugar que no te permite ser feliz?

Ahora mira a tu alrededor, ¿cuántas de las personas que trabajan en tu empresa dirías que se lo pasan realmente bien? Sin duda, quieres que tu empresa sea seria y transmita ese rigor profesional a los clientes.

No obstante, ¿no te gustaría que tus empleados se levantaran por la mañana alegres porque ir al trabajo es divertido?

Cualquier empresario o jefe de equipo pagaría por conseguir la fórmula que lograra esta actitud en sus empleados, ¿verdad? Pues bien, ambas circunstancias pueden coexistir.

Aunque se pueden llevar a cabo muchas acciones sencillas y baratas para lograrlo, normalmente no se ponen en marcha debido a barreras más relacionadas con falsas creencias como que los juegos distraerán a los empleados de sus tareas y les harán menos productivos.Diversion en el trabajo

Lo de la diversión va en serio

Está científicamente demostrado que un uso adecuado del humor y la diversión canaliza el estrés y permiten a las personas ser más creativas bajo presión.

Muchas empresas, especialmente norteamericanas, ya incorporan el humor en su filosofía corporativa y practican estos métodos de retención de talento. Dave Hemsath ha recopilado algunas de las técnicas que utilizan estas empresas en el libro “301 maneras de divertirse en el trabajo”.

No hace falta ser como Google, referente de este tipo de políticas, donde un tobogán conecta la zona de oficinas con la cafetería y el gimnasio.

Hay muchas otras acciones pequeñas y baratas que se pueden realizar para convertirse en una empresa con sentido del humor y conseguir que tus empleados tengan motivos para desear llegar al trabajo cada día.

Son frecuentes en este sentido los concursos para celebrar diferentes eventos. Una competición deportiva para celebrar el aniversario de la empresa o un concurso para crear la tarjeta de Navidad que se enviará a los clientes son buenos ejemplos.

Los americanos aquí nos llevan mucha ventaja.

Por ejemplo, Sam Walton el director general de Walmart prometió que bailaría una danza tradicional hawaiana (vestido con la indumentaria apropiada) si la empresa alcanzaba una ambiciosa meta de ventas.

Tuvo que cumplir su promesa.

También se vio a Sir Richard Branson, el fundador y director general de Virgin, luciendo un espectacular vestido de boda blanco el día que inauguró Virgin Brides, su nueva cadena de tiendas de novia.

No se trata de ponerse en ridículo, ni llegar a estos extremos, sino de quitarle el exceso de seriedad a la compañía, fomentar la espontaneidad y demostrar que reírse es sano.

 

Comité de sorpresas y fiestas divertidas

La filosofía que siguen Ben Cohen y Jerry Greenfield, los fundadores de las heladerías Ben & Jerry’s es la de que “si no es divertido, ¿para qué hacerlo?”.

Por eso crearon un comité que organiza sorpresas y fiestas divertidas y lo llamaron “la tropa de la alegría”.

¡Prueba la ruleta del almuerzo!

O tal vez prefieres un día de Palomitas en el trabajo?

Puedes hacer del humor algo cotidiano, entrenando a tus mandos intermedios para que envíen a sus equipos chistes o viñetas humorísticas en momentos de excesiva tensión.

Asegúrate de de garantizar detalles sorpresa para agradecer a los que hacen gestos para mejorar, trae fruta para compartir con todos o reparte mensajes divertidos entre las mesas de tus empleados.

Una compañía californiana distribuye entre su plantilla calendarios de una página por día. En cada página hay distintos motivos, desde viñetas a pequeñas adivinanzas, acertijos o juegos.

Como cada uno es diferente, la curiosidad es alta y todos quieren saber qué le ha tocado al otro.

Diversión en el trabajo

El juego del amigo invisible suele funcionar también muy bien cuando se premian aquellos regalos más originales.

El presidente de DemandGen instauró los premios al mejor peinado del día. En algunas empresas españolas se organizan habitualmente talleres de risoterapia o improvisación teatral.

También puedes promover la celebración de un Movember. Todo vale si estimula las carcajadas y diversión en el trabajo.

Otro método que puedes poner en marcha se basa en las técnicas de narración o storytelling.

Es buena idea preservar las leyendas de la empresa y sus historias de éxito en pequeños videos, porque el arte de la narración de historias es clave para crear y mantener tu cultura corporativa única, para hacer de tu empresa el lugar donde todos quieren estar.

De nuevo; no hace falta un gran plan o presupuesto para hacer un video de 3 minutos, haz el primero de forma casera y ya irás mejorando con el tiempo.

Y no olvides de medir si está funcionando. Puedes coordinarte con marketing para usarlo como employee branding (generación de marca para tus empleados).

 

Añade un toque de diversión en el trabajo midiendo el clima laboral con un Celpax:

Medición del clima laboral en tiempo real

Share Button