Apps, apps y más apps: el engagement de los empleados en la era de las redes sociales

Share Button

Este post apareció anteriormente en Linkedin, escrito por Alexandra Lanchester, Ingeniera de Procesos WCM, Reino Unido.

Apps, apps y más apps.

Las compañías están invirtiendo más y más en el desarrollo de tecnología de aplicaciones. Entre estas, las apps para medir el engagement de los empleados es una forma interactiva, low-cost e inteligente de determinar cómo de bien van las cosas.

Algunas llegan tan lejos como hasta el punto de instalar un medidor de estado de ánimo de los empleados en el lugar de trabajo, un ejemplo de ello es lo que ofrece la compañía sueca, Celpax.

Mejora tu clima laboral con el Celpax

Las apps funcionan bien, ya que facilitan una forma táctil de comunicar información a tiempo real entre empleados.

Pero, ¿cómo nos comunicamos con nuestros trabajadores?

Hace poco implementamos un dispositivo Celpax en el trabajo para medir el estado de ánimo de los empleados a tiempo real. ¡Fantástico!

Los empleados tienen la opción de acceder remotamente al panel de control que registra el estado de ánimo, para ver cómo les va mediante la pulsación de una cara feliz o triste (en nuestra oficina nos gusta llamarlo “la máquina de las caritas”).

Yo lo compruebo semana a semana, y publico las estadísticas en un tablón para alentar a su uso, ¡y esta semanas hemos tenido nuestra semana más verde hasta el momento!

Esto me hizo pensar:

Todos reunimos datos de feedback usando apps, pero ¿qué hay de devolver algo a los empleados? Y no me refiero a un resumen por email…

‘Totalmente automatizado’

Antes trabajaba en un lugar de trabajo totalmente automatizado para una conocida cadena de supermercados de Reino Unido.

‘Totalmente automatizado’ significa que tan pronto como alguien entra a trabajar, puedes calcular el tiempo que ha tardado en encender una maquina, en cuántos articulos pueden recoger durante su jornada y así sucesivamente.

Todo era muy tecnológico hasta que se trataba de dar información a los empleados: un póster colocado en un tablón.

¿Qué pasa si le decimos a Bob que fue el mejor mozo de almacén del día?

Casi cada día, miles de nosotros lanzamos y rellenamos encuestas de opinión, posteamos quejas en redes sociales como Facebook, vendemos nuestros zapatos de segunda mano en eBay, o compartimos nuestras puntuaciones de Candy Crush con los demás.

Pero, ¿y si distribuyésemos nuestras puntuaciones más altas del trabajo usando una app?

¿Qué ocurriría si hacemos saber a Bob que ha sido el mejor trabajador del día usando una app en su smartphone en lugar de un folio impreso y puesto en un tablón para que todo el mundo lo vea? ¿Y si le diéramos a Bob la habilidad para ver sus resultados y compartirlos en la red social que quiera, en lugar de esperar a ver al jefe la próxima vez?

¿Y si le diéramos a Bob la habilidad para darle ‘me gusta’ a las puntuaciones de sus amigos y fomentar una competición sana entre ellos?

¿Y si pudiera lanzar alguna idea nueva a su jefe directamente, en lugar de reunirse para comentársela?

Quizás tenemos que aplicar la misma lógica a la forma en la que llevamos nuestro negocio para mejorar el engagement

Una vez leí un artículo que daba el siguiente consejo para seguir una dieta: postea lo que comes en las redes sociales para volverte más consciente sobre lo que comes y así comer más sano.

Las apps como FitBit y la app de iHealth en iOS nos permiten hacer esas cosas ya (apenas llego a mi meta de 10.000 pasos cada día, por cierto).

Por tanto, quizás tengamos que aplicar la misma lógica a la forma en la que llevamos nuestro negocio para mejorar el engagement de los empleados: volviéndonos más conscientes de cómo rendimos en el trabajo y estando dispuestos a compartirlo con los demás, tal vez nos sintamos más inclinados a trabajar de forma más “saludable”.

Entonces, ¿qué pasará si incentivamos el engagement mediante el uso de plataformas y apps en lugar de usarlas sólo para medir?


Alexandra Lanchester es ingeniera de procesos WCM basada en Birmingham, Reino Unido. Este post apareció previamente en Linkedin, donde Alexandra escribe sobre employee engagement: técnicas de mejora sencillas y continuas.
Share Button